Calle E 200 y Anansayas

Quito - Ecuador

280-8557

Reservas

365 días del año

Abrimos todos los días

fantasias sexuales

¿Sus fantasías sexuales caen en la parafilia o fetichismo?

Muchas de las fantasías sexuales, deseos ocultos, fetichismos, parafilias se las encaja en el sexo sucio. ¿Pero cuál es el sexo sucio?, simplemente es un tipo de sexo atípico que reaviva el placer sexual y la imaginación. 

En la actualidad, varias parejas cumplen sus fantasías sexuales de forma consensuada. Deseos y creatividad, que responden a muchos estímulos de la imaginación y personalidad de cada individuo.

Fantasías sexuales entre la colegiala y el profesor es una de las más comunes. Faldas de cuadros sobre la rodilla, despiertan el líbido masculino y en muchas ocasiones resulta ser la fantasía de la mujer, quien deseó a su profesor en los años de adolescencia. Uniformes, boinas, pequeñas corbatas rojas y azules, que emanan los años de colegio, despiertan la excitación, de quien recrea sus años en el colegio.

Para algunas personas resulta irresistible protagonizar el papel de una mujer ingenua y un sabio profesor. El morbo que implica este juego para muchos es el llamado sexo sucio. Sin embargo, esta práctica, considerada como fetichismo, es adorar y rendir culto a algo o a una parte del cuerpo, en este caso; el vestuario. 

La excitación tanto de hombres como de mujeres requiere de algunos comportamientos que ayudan al aumento del deseo sexual con la presencia de un objeto o una situación concreta que salen de las formas de estimulación convencional, y los fetiches contribuyen para que la pareja, llegue al clímax en la excitación. 

La otra cara del fetichismo es la parafilia: atracción por un objeto que es esencial para la excitación. En otras palabras, una persona no puede tener relaciones sexuales sin este objeto parafílico. 

Este hábito tiene un sinnúmero de variaciones, depende del objeto que cause atracción. Te compartimos algunas parafilias que pueden llegar a ser para nada convencionales:

  • Altocalcifilia: sentirse atraído por los tacones altos. 
  • Exhibicionismo: se trata de sentir placer al exponer los genitales a desconocidos de forma imprevista.
  • Eritrofilia: atracción sexual por las personas que se ruborizan.
  • Maieusiofilia: atracción sexual y/o sentimental por las mujeres embarazadas. Se presenta sobre todo cuando la barriga está grande.
  • Gerontofilia: atracción sexual por personas mayores.
  • Podofilia: excitación al contemplar, acariciar, masajear, oler, lamer o besar los pies de otras personas.
  • Tripsofilia: excitación por ser masajeado o por hacerse lavar el cabello
  • Agalmatofilia: atracción sexual por muñecos y maniquíes desnudos. Para muchos son los muñecos inflables.

Prácticas eróticas con consentimiento

Dentro del fetichismo y parafilia se encuentra una serie de prácticas eróticas libremente consensuadas (BDSM) o el “Shibary”, el arte de las ataduras eróticas, dos formas distintas de construir fantasías sexuales, en pareja o incluso con personas expertas en dichas prácticas y brindan sus servicios para una experiencia diferente. 

Si quiere ser parte de un fetichismo más intrigante, puede iniciar con  posturas del Kamasutra, utilizadas en la novela Cincuenta Sombras de Grey.

La mente juega un papel muy importante en el estado emocional y sexual de una persona, pruebe con la literatura erótica, que varias situaciones, le servirán de guión perfecto para recrear escenas de sexo, parte de sus fantasías sexuales con un toque de morbo. 

En la actualidad encontrará una serie de prácticas sexuales atípica, catalogadas como: sexo sucio, no por antihigiénico, sino por ser impuro, según la moral ancestral que fue heredada.

El cumplir con fantasías sexuales suyas o de su pareja, hará sus encuentros sexuales más placenteros. ¡Una idea divertida para probar! 

1 comentario en “¿Sus fantasías sexuales caen en la parafilia o fetichismo?”

  1. sobre las fantasias secuales, la mejor de todas es poder hacer un trio con mi propia esposa, y en este caso, la otra mujer era un miembro de nuestra familia. nuestra propia hija

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


CAPTCHA Image
Reload Image